Los nuevos reyes del Silicon Valley.

Hoy en día las exigencias para todas las personas que viven en un ambiente laboral de alto rendimiento cada vez es mayor, estas empresas hacen gran uso de las capacidades cognitivas de las personas tal es el caso de aquellas que requieren que sus empleados tengan una creatividad constante en el desarrollo de nuevas herramientas o la implementación de técnicas más eficientes al momento de resolver un problema.

Y en la actualidad no hay un lugar tan propio donde se necesita personal con características tan específicas como lo es el Silicon Valley, ya que en él se sitúan las grandes corporaciones dedicadas al desarrollo de tecnologías, a la innovación, al marketing digital, etc. Es por ello que la llegada de un cierto tipo de “estimulante” llamado nootrópico es la sensación en este punto del orbe.

Los nootrópicos son un conjunto heterogéneo de preparados sintéticos y suplementos que, una vez suministrados en ciertas dosis, han mostrado resultados prometedores a la hora de mejorar el funcionamiento de ciertas funciones cerebrales relacionadas con la cognición, es decir, los procesos mentales relacionados con la memoria, la inteligencia, la gestión de la atención y la creatividad.

Los nootrópicos, por tanto, podrían ser de utilidad en la mejora del rendimiento y la agilidad mental que se necesitan para resolver tareas complejas y difíciles, pero también pueden tener un papel en la prevención del deterioro cognitivo.

Hay que tener en cuenta que los nootrópicos no son simplemente psicoestimulantes, ya que también se caracterizan porque prácticamente no producen efectos secundarios adversos ni dependencia química, y tomar una dosis adecuada no se convierte en una amenaza inmediata para la salud de quien los toma. Esto los diferencia de estimulantes como las anfetaminas.

Es por eso que, aunque los nootrópicos también son conocidos como “cognitive drugs” o drogas inteligentes, si nos ceñimos a la definición creada por consenso cabría diferenciarlos de las sustancias que dañan la salud y dejan heridas claras e irreversibles en el organismo, o que resultan tóxicas. Si bien todas las sustancias que afectan al funcionamiento de las neuronas tienen efectos secundarios no relacionados con el objetivo por el que se toma la dosis, éstos pueden ser de tan poca importancia o ser de tan baja intensidad que no se consideran algo dañino.

La idea de los nootrópicos encaja a la perfección con una sociedad cada vez más competitiva en la que optimizar el rendimiento laboral se convierte cada vez más en una lucha por entrenar al cuerpo en el arte de trabajar bajo una presión constante.

Estas sustancias ofrecen dos tipos de promesas muy valoradas en los países occidentales del siglo XXI: la posibilidad de optimizar las propias capacidades cognitivas para ajustarnos a las demandas del mercado del trabajo, y la inmediatez en los resultados que se buscan. A fin de cuentas, es más fácil y simple cambiar dinero por un compuesto que lleve el funcionamiento del cerebro a otro nivel al instante que elegir una habilidad a entrenar y dedicar a este cometido horas, días o años.

Los tipos de nootrópicos más populares

Claro que el hecho de que no haya una garantía de eficacia en el uso de nootrópicos no ha impedido que existan algunos preparados de este tipo que gocen de especial popularidad. Estos son algunos de ellos.

Colina

El potencial de esta sustancia podría estar relacionado con la mejora de la coordinación motriz y de tareas que requieren el uso de la memoria.

Piracetam

Sintetizado por el propio Corneliu E. Giurgea, podría ralentizar el deterioro de las capacidades cognitivas en personas de edad avanzada. También se le ha atribuido una cierta eficacia a la hora de mejorar la memoria y la fluidez verbal de grupos de edad más amplios.

Aniracetam

Como el piracetam, forma parte de un grupo de sustancias llamadas racetams. Se le atribuye el efecto de mejorar la capacidad de concentración y pensar de manera fluida en situaciones de presión, además de frenar el avance del deterioro mental en personas mayores.

Galamantina

La galamantina es popular entre una parte de las personas interesadas en la onironáutica, ya que se le atribuye el poder de aumentar las posibilidades de recordar bien los sueños y tener sueños lúcidos.

Hasta el momento se pueden adquirir estas sustancias algunas de manera prescrita y otras dentro de productos “milagro”, el comercio a través de internet está ganando auge pues las principales marcas de nootrópicos los ofrecen al público por medio de portales de Internet.

Más allá de si es o no una droga como tal, lo que debemos de tomar en cuenta es que:

  • Cualquier sustancia que tu ingieres sea cual sea va a tener un impacto en tu salud.
  • La mente humana es tan compleja que no ha sido posible revelar su completo funcionamiento.
  • La creatividad como tal es una habilidad natural que no todos los seres humanos desarrollan, pues cada quién tiene una manera diferente de establecer conexiones entre sus propios conocimientos.
  • No porque sean el nuevo “boom” tienes que consumirlas.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.