Descargar conocimiento en tu cerebro no está tan lejos.




¿Imaginas poder ponerte un casco y aprender de forma automática un nuevo idioma, conducir o un coche o aprender el material de un examen? ¿Cuánto tiempo y esfuerzo te ahorraría eso?

Suena a película de ciencia ficción. Casi hasta cosa de magia, pero, y ¿si te dijese que no está tan lejos? ¿Te gustaría poder ser el nuevo Neo de Matrix y descargar conocimiento directamente en tu cerebro?

Pues existen buenas noticias para ti.

En Febrero se publicaron unos estudios realizados en HRL. Laboratories, California, donde creen haber dado con una forma de “implementar información”.

El Dr. Matthew Phillips y su equipo creen que es posible aprender nuevas habilidades en un periodo mucho más corto que en cualquier proceso “normal” usando nueva tecnología que están desarrollando.

Por supuesto aún queda mucho por hacer, pero este sería el primer paso para transformar nuestra forma de aprender, esto conllevaría granes avances y todo lo que damos por sentado respecto a nuestra forma de aprender daría un salto cuántico.

Aunque así dicho puede parecerte algo terrorífico, no es algo tan descabellado. Están trabajando en un casco que manda pequeñas descargas eléctricas durante el proceso de aprendizaje para estimular ciertas áreas del cerebro relacionadas con el proceso.

Según palabras del Dr. Matthew Phillips: “Nuestro sistema es uno de los primeros en su clase. Es un sistema de estimulación cerebral, suena a algo de ciencia ficción, pero hay una gran base científica a la hora de desarrollar un sistema, la tarea específica que estábamos analizando era pilotar un avión, que requiere una sinergia entre la parte cognitiva y motora del cuerpo. Cuando aprender algo, tu cerebro cambia físicamente. Se crean y fortalecen nuevas conexiones en un proceso llamado neuroplasticidad.”

El Dr. Matthew Phillips creen que esta estimulación se podría implementar para ayudar a mejorar nuestra capacidad de aprendizaje, y explica que es un método que ya se utilizaba en la antigüedad aunque de forma mucho mas rudimentaria.

“De hecho los antiguos egipcios hace 4000 años usaban peces eléctricos como la anguila para estimular y reducir el dolor.”

Por supuesto, sus técnicas están mucho más avanzadas y fundamentadas, pero su origen se remonta muchos años atrás. Además, se sabe que desde hace varios años nuestro cerebro no cambia, no sólo al aprender sino también al crear nuevos hábitos como hacer ejercicio, meditar o leer.

Hay que reconocer que aún falta mucho camino por recorrer pero son avances muy significativos para ayudar no nada más en el área de aprendizaje, sino que también podría desarrollar un campo para las personas que sufren de alguna alteración en su cerebro.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.